Qué es la lluvia de estrellas oriónidas y cómo verla en octubre

Las maravillas del universo nunca dejan de sorprendernos, y una de las más espectaculares es la lluvia de estrellas oriónidas. Este fenómeno astronómico, que ocurre anualmente, es una oportunidad única para observar el cielo nocturno y maravillarse con la belleza del cosmos. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre este evento y cómo disfrutarlo al máximo.

¿Qué son las Oriónidas?

Las oriónidas son una lluvia de meteoros, comúnmente conocidos como estrellas fugaces, de actividad moderada. Se caracterizan por tener una tasa de actividad que varía entre 15 y 70 meteoros por hora, y se desplazan a una velocidad impresionante de unos 66 kilómetros por segundo.

¿Cuándo suceden?

Este fenómeno astronómico ocurre todos los años entre el 2 de octubre y el 7 de noviembre. Aunque este año, el apogeo de las oriónidas tuvo lugar el sábado 21 de octubre, aún es posible disfrutar de esta lluvia de estrellas durante todo el mes.

Origen de las Oriónidas

Como su nombre indica, estos meteoros provienen de la constelación de Orión, que ocupa el puesto 26 entre las 88 constelaciones existentes en tamaño. Orión es especialmente popular porque es visible desde cualquier punto del planeta. Desde el hemisferio sur, se puede localizar mirando hacia el noroeste.

¿Cómo y cuándo ver las Oriónidas?

Para disfrutar al máximo de este fenómeno, es recomendable observar el cielo a partir de las 2:30 horas de la madrugada, hora de Argentina. Según la Asociación Argentina de Amigos de la Astronomía, la mejor visibilidad se logra “a 30 grados de altura cuando la constelación ya esté sobre el horizonte”.

Para tener una experiencia inolvidable, es esencial buscar un lugar lo más oscuro posible, ya que la contaminación lumínica de las ciudades puede dificultar la observación. Una vez allí, recuéstate y dirige tu mirada hacia la constelación de Orión, preferentemente centrando tu atención unos 20° alrededor de la zona.

Consejos para la Observación

Los aficionados a la astronomía coinciden en que la clave para disfrutar de las oriónidas es simple: “Tener paciencia y usar los ojos”. No se requieren equipos especiales, solo un buen lugar, cielos despejados y muchas ganas de maravillarse con el universo.

Compartir este artículo