¿Qué es el índice Casa Propia y cómo impacta en los arrendatarios bajo la Ley de Alquileres?

Modificaciones en la Ley de Alquileres en Argentina

Recientemente, el Senado introdujo modificaciones en la Ley de Alquileres que próximamente serán debatidas en la Cámara de Diputados. Uno de los puntos más destacados de la Ley de alquileres es que, a partir de ahora, los contratos tendrán una duración de tres años, manteniendo la misma extensión que en la actualidad.

Ajustes semestrales en los valores de alquiler

Sin embargo, se implementará una modificación importante en cuanto a la forma en que se ajustarán los valores del alquiler. En lugar de manejarse de manera anual como hasta ahora, se realizarán ajustes semestrales. Estos ajustes se basarán en el coeficiente Casa Propia, el cual reemplazará al Índice para Contratos de Locación (ICL) del Banco Central.

Qué es el índice Casa Propia

El índice Casa Propia, desarrollado por el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, se ha convertido en una herramienta fundamental desde 2021 para calcular las actualizaciones de las cuotas de los créditos hipotecarios Casa Propia y Procrear II en Argentina.

La fórmula empleada para determinar dicho índice considera el menor indicador entre el promedio de la variación salarial del último año y el promedio de inflación durante el mismo período. Esto refleja la intención del Gobierno Nacional de lograr un equilibrio en el crecimiento salarial que permita a los ciudadanos acceder a la anhelada Casa Propia.

Además, la fórmula Casa Propia incorpora el Coeficiente de Variación Salarial con un aforo del 0,9. Esto implica que, en lugar de reflejar la variación salarial en su totalidad, solo tendrá un impacto del 90%.

Una característica relevante de esta nueva medida de la Ley de alquileres es que toma en cuenta el promedio de los últimos doce meses en relación a la variación salarial, en lugar de considerar únicamente la variación de un solo mes. Esto brinda mayor estabilidad en la actualización de las cuotas, ya que contribuye a mitigar el impacto de eventos puntuales que puedan afectar la evolución salarial.

Compartir este artículo