Conceden libertad asistida a Pablo García Aliverti, pero seguirá en prisión

Este jueves, la justicia le concedió la libertad asistida a Pablo García Aliverti, quien fue condenado por atropellar y matar al vigilador Reinaldo Rodas en 2013. Sin embargo, por ahora, seguirá preso.

En la madrugada del 17 de febrero de 2013, Reinaldo Rodas, un vigilador de country en Argentina, iba en su bicicleta al costado de la autopista Panamericana cuando un auto lo embistió por detrás a alta velocidad en el kilómetro 52 del ramal Pilar. Rodas murió casi instantáneamente, quedando su cuerpo incrustado en el parabrisas del Peugeot 504 conducido por García Aliverti, hijo del periodista Eduardo García Aliverti. Sorprendentemente, el conductor no se detuvo y condujo 17 kilómetros, con el cuerpo de Rodas atravesando el parabrisas, hasta que finalmente frenó en una cabina de peajes en Pablo Nogués.

García Aliverti fue condenado por homicidio culposo, a pesar de que se detectó que conducía con 1.45 gramos de alcohol por litro de sangre. En 2017, el Tribunal Oral en lo Criminal N°6 de San Isidro lo sentenció a 4 años de prisión, pero la Cámara de Apelaciones redujo la condena a 3 años y medio. Sin embargo, Pablo García Aliverti fue arrestado en abril de 2022, más de 9 años después del incidente, cuando la sentencia quedó firme.

Aunque solo ha pasado 1 año y 6 meses desde su detención, en los últimos días la justicia ha otorgado a García Aliverti la libertad asistida debido a su buen comportamiento en prisión. Sin embargo, debido a la apelación de la fiscalía general de San Isidro, seguirá en prisión hasta que la Cámara de Casación bonaerense tome una decisión en los próximos días.

La Cámara de Apelaciones otorgó el beneficio a García Aliverti en base a su buena conducta y a su participación en estudios en el penal en el que está alojado. Según el informe del Departamento Técnico Criminológico del Servicio Penitenciario Federal, el penado demuestra un pronóstico favorable de reinserción social y ha reflejado una buena adaptación a las normas intramuros. Además, se destaca el apoyo comprometido de su padre desde el momento de su detención.

La jueza de ejecución penal fue la primera en rechazar la solicitud de libertad asistida, pero la Fiscalía General de San Isidro interpuso un escrito argumentando que el beneficio era prematuro, ya que aún le quedaban dos años por cumplir de su condena. También se cuestionó que García Aliverti participara en actividades académicas mientras ya tenía estudios previos.

Ahora, la Cámara de Casación Bonaerense será la encargada de tomar una decisión sobre la libertad de García Aliverti. Mientras tanto, el único familiar de Rodas pidiendo justicia es su hijo, quien era menor de edad en el momento de la muerte de su padre.

Compartir este artículo