Más del 30% de los supermercados reconocen bajos niveles de stock

Tres de cada diez supermercados del país reconocen tener niveles de stock por debajo de lo normal, según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Aunque esta situación no implica desabastecimiento, refleja la dificultad de las empresas para reponer algunos productos.

El estudio revela que el 31,6% de las empresas considera que su stock de productos no alcanza el volumen normal, mientras que el 61,4% asegura no tener mayores inconvenientes y el 7% indica que está “por encima de lo normal”. Este nivel de afección en los niveles de stock es inusual, ya que el histórico del INDEC muestra que generalmente los problemas de abastecimiento son mucho menores.

A lo largo del tiempo, la tendencia muestra un incremento de los problemas de stock a partir de mayo de 2022, cuando menos del 10% de los supermercados reportaban dificultades. Los números fueron empeorando con el paso de los meses, siendo cada vez más frecuente ver el indicador por encima del 30%. Ante este escenario, surge la pregunta sobre la capacidad de los supermercados para responder a la demanda en los próximos meses. Según el 22,8% de las firmas consultadas, esperan un aumento en el volumen de pedidos realizados a los proveedores, mientras que el 61,4% cree que no variará.

Los acuerdos de precios gestionados por el Gobierno y los problemas de producción son algunos de los factores que han generado problemas de abastecimiento en el mercado. La incertidumbre asociada a las elecciones también ha generado faltantes de mercadería en diversos productos. Además, persisten los problemas de producción debido a la escasez de insumos agrícolas causada por la sequía.

La reposición de mercaderías se identifica como uno de los problemas que limita la posibilidad de aumentar la actividad comercial en el país, según el 21,1% de las empresas consultadas. Otros problemas mencionados incluyen la inestabilidad de la demanda (38,6%) y los altos costos laborales (19,3%).

En cuanto a las expectativas de ventas para los próximos meses, solo el 10,5% considera que sus ventas pueden crecer, mientras que un 56,1% espera que se mantenga y un 33,3% advierte que la demanda puede empeorar. Sin embargo, hay consenso entre los supermercados encuestados en que los precios seguirán aumentando hasta diciembre. Solo el 1,8% espera que disminuyan, mientras que el 7% cree que se mantendrán y el 91,2% asegura que continuarán aumentando.

En resumen, la encuesta muestra que la mayoría de los supermercados enfrentan dificultades para reponer sus productos y anticipan que los precios seguirán aumentando en los próximos meses. Algunos factores como los acuerdos de precios y la escasez de insumos agrícolas están afectando el abastecimiento y la actividad comercial en el país.

Compartir este artículo