Las cuatro bases imprescindibles para que la inteligencia artificial se convierta en una revolución

Inteligencia Artificial en el Mercado de Consumo: Claves para las Empresas en Argentina en 2024

Si se recuerda 2023 como el año en que la Inteligencia Artificial se popularizó en el mercado de consumo, es seguro apostar que 2024 será el año en que las empresas la sigan en masa. Pero para los ejecutivos que aspiran no simplemente a seguir, sino a liderar verdaderamente esta revolución venidera, hay ciertos principios que deben tenerse en cuenta.

Principio #1: Ser Creador de Valor de la IA

En primer lugar, las empresas deben ser creadoras de valor de la IA. Hay tres modos distintos de consumo de IA generativa: el primero es comprar software que tenga IA generativa integrada, el segundo es consultar modelos de terceros a través de llamadas API y el tercero es crear (y luego consultar) modelos fundacionales propios que aprovechan datos públicos y privados.

Hoy en día, la mayoría de las empresas se centran en los dos primeros patrones de adopción, ya que representan el camino más fácil para experimentar y descubrir casos de uso valiosos. Pero si bien está bien que los consumidores se suban a la ola como usuarios de IA que no tienen que prestar atención a su funcionamiento interno, las empresas con visión a futuro simplemente no pueden darse ese lujo. Tienen información patentada, propiedad intelectual y secretos comerciales que proteger, y requisitos éticos, legales y de reputación que respetar.

Las empresas deben considerar cuidadosamente la ventaja competitiva que podrían estar concediendo al entregar sus datos para codificarlos en un modelo básico que no es el suyo, y el valor de los conocimientos contenidos en sus datos. Una empresa que es capaz de crear sus propios modelos de IA (y recuerde, no todos tienen por qué ser enormes) es una empresa que controla su propio destino.

No solo pueden entrenar, ajustar y gobernar su propia IA para aprovechar al máximo estas tecnologías en evolución de manera constante; como creadores de valor, tienen propiedad real sobre la protección, el control, la innovación y la monetización de lo que se convertirá en uno de sus recursos más importantes: activos preciados: modelos fundacionales empresariales que codifican sus datos más valiosos.

Principio #2: Apostar por la Comunidad

En segundo lugar, los líderes empresariales deberían apostar por la comunidad. Ya es evidente que, dondequiera que vaya la IA en los próximos años, un modelo cerrado no los dominará a todos. Esta revolución será impulsada por la energía y el ingenio de toda la comunidad de IA, una comunidad decididamente abierta. Al integrar una combinación de los mejores modelos de código abierto, modelos privados y, en última instancia, sus propios modelos creados, las empresas pueden estar en condiciones de aprovechar al máximo esa comunidad.

Principio #3: Garantizar su IA en Todas Partes

En tercer lugar, las empresas deben garantizar que su IA pueda funcionar en todas partes y de manera eficiente. Al construir con tecnologías de nube híbridas y abiertas, las empresas pueden optimizar el costo, el rendimiento y la latencia. Las empresas deben gestionar sus datos más valiosos y el entrenamiento, ajuste e implementación de modelos de IA sin problemas entre nubes públicas y privadas y en sus propias instalaciones.

Principio #4: Actuar con Responsabilidad

Por último, aunque los líderes empresariales actúan con urgencia, también deben actuar con responsabilidad.

No hay duda de que hemos llegado a un punto de inflexión para la IA, y el instinto de los ejecutivos de actuar con valentía es bueno. Nadie quiere quedarse atrás ante el avance de estas tecnologías y, francamente, nadie puede permitirse el lujo de dejar pasar este momento.

Pero a los ojos de los clientes, inversores, empleados y pares de cada empresa, se necesita una licencia para operar esta nueva e interesante maquinaria: esa licencia es la confianza. A menos que cada uno de nosotros incorpore una gobernanza responsable en el centro de nuestro uso de la IA, sus nuevos riesgos con el tiempo ahogarán sus extraordinarios beneficios.

Este momento, incluso más que la mayoría, exige un liderazgo confiable por parte del sector privado, y a su vez, recompensará ese liderazgo confiable. La buena IA es una IA gobernada, y para aquellos que esperan liderar la carga, inculcar este principio en todo lo que hacen contribuirá en gran medida a consolidar su posición al frente del grupo.

Compartir este artículo