La contundente victoria de Axel Kicillof reconfigura el panorama político en la Provincia

La contundente victoria de Axel Kicillof en las elecciones de la provincia de Buenos Aires ha configurado un nuevo mapa político en este distrito electoral crucial. El peronismo, encabezado por Kicillof y respaldado por Sergio Massa, logró retener todos los partidos que ya gobernaba y arrebatarle municipios importantes a la coalición opositora Juntos por el Cambio.

Unión por la Patria (UP) logró importantes victorias en ciudades como Bahía Blanca, Lanús, Olavarría y posiblemente también en La Plata, donde aún hay un empate técnico. Estos resultados han demostrado el peso político de los intendentes oficialistas, quienes han proporcionado un apoyo crucial a Kicillof y Massa tanto a nivel nacional como provincial.

En el Conurbano bonaerense, el peronismo también tuvo un buen desempeño. En Morón, Lucas Ghi logró revertir los resultados de las elecciones primarias y fue reelecto con casi 12 puntos de ventaja. En Ituzaingó, Pablo Descalzo, candidato de UP e hijo del actual jefe comunal, derrotó a JxC por más de 10 puntos. Lanús, el lugar de origen del candidato de JxC a la gobernación, no trajo buenas noticias para la coalición, ya que el camporista Julián Álvarez se impuso por casi 10 puntos sobre el reemplazo de Grindetti.

En La Plata, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, Julio Alak, se encuentra en un empate técnico con el alcalde Julio Garro de JxC. Con el 97,5% de las mesas escrutadas, Alak aventaja por apenas 856 votos. En otros municipios del Conurbano, como La Matanza, Quilmes, Lomas de Zamora y Avellaneda, los candidatos peronistas fueron reelectos sin complicaciones.

En el interior de la provincia, el peronismo también logró sorpresas al ganar en ciudades conservadoras como Bahía Blanca y Olavarría. En Bahía Blanca, el actual presidente del Consorcio de Gestión del Puerto, Federico Susbielles, lideró la victoria peronista. Olavarría, por su parte, vio la derrota del alcalde cambiemita Ezequiel Galli frente a Maximiliano Wesner de UP.

Sin embargo, no todo fue mal para Juntos por el Cambio. En el Conurbano, Diego Valenzuela fue reelecto en Tres de Febrero y Soledad Martínez en Vicente López. En San Isidro, Ramón Lanús derrotó a la dinastía Posse, mientras que Guillermo Montenegro gobernará nuevamente en General Pueyrredón, incluyendo la populosa ciudad de Mar del Plata.

En cuanto a la legislatura bonaerense, los resultados mostraron una paridad entre el peronismo y Juntos por el Cambio. En el Senado, el oficialismo obtuvo 11 escaños, JxC cosechó siete y La Libertad Avanza cinco. En la Cámara de Diputados, UP consagró 18 legisladores, JxC 15 y el bloque libertario 13, lo que significa una paridad entre las dos principales fuerzas políticas.

En definitiva, el peronismo ha logrado consolidar su poder en la provincia, reteniendo su dominio en los municipios que ya gobernaba y arrebatando municipios importantes a Juntos por el Cambio. Estos resultados refuerzan el peso político de los intendentes oficialistas y han proporcionado un impulso crucial para el peronismo tanto a nivel provincial como nacional.

ETIQUETAS
Compartir este artículo