El turismo emisivo se ha visto afectado por la amenaza de una nueva devaluación

En medio de la incertidumbre económica que se vive en Argentina tras las elecciones generales, el turismo emisivo se ha visto afectado por la amenaza de una nueva devaluación. Esta situación ha convulsionado todos los rubros de la economía, incluido el turismo.

Según Ricardo Beccaceci, empresario de turismo emisivo, todo lo que corresponde al turismo al exterior se está comercializando en dólares. Esto ha provocado que haya menos operaciones, ya que sólo un sector puede afrontar los costos en esa moneda. Beccaceci mencionó que en algunos servicios, como el traslado aéreo, aún se aceptan pesos argentinos, pero para los traslados terrestres, excursiones y hotelería, se trabaja exclusivamente en dólares.

El aumento del valor del dólar frente al peso argentino ha hecho que los destinos internacionales sean cada vez más inalcanzables para muchos argentinos. Por ejemplo, un paquete de 10 días a Buzios en Brasil tiene un costo de 789.000 pesos por persona, mientras que para ir a Mar del Plata, el precio parte desde los 265.000 pesos. Si se opta por destinos más exclusivos, como Maceio en Brasil, el costo del paquete parte desde los 1.500 dólares, sin incluir comidas.

En cuanto al turismo receptivo, algunas agencias han mantenido promociones hasta la fecha de las elecciones generales, anticipando un posible aumento de precios posteriormente. Sin embargo, las ventas de pasajes para destinos turísticos nacionales han sido más tranquilas. Las empresas de colectivos de larga distancia solo ofrecen pasajes hasta noviembre y no se realizan ventas anticipadas para el verano.

ETIQUETAS
Compartir este artículo