El Gobierno utiliza yuanes y DEG para enfrentar vencimientos de deuda con el FMI

El Gobierno argentino se prepara para hacer frente a vencimientos de deuda con el FMI por un total de US$3.400 millones.

Para ello, se utilizará parte del swap de monedas acordado con China y unos US$1.900 millones en derechos especiales de giro (DEG), la moneda del FMI.

La decisión de utilizar yuanes del swap con China se da en un contexto de debilidad de las reservas del Banco Central, que han sido afectadas por la sequía y la cobertura de posiciones en medio del proceso electoral. Aunque el resultado electoral favorable al oficialismo trajo cierto alivio cambiario, las reservas se mantienen en niveles bajos, por lo que se recurre a los yuanes para suavizar el impacto del pago al FMI.

El ministro y candidato presidencial, Sergio Massa, había anunciado previamente la ampliación del swap con China por 6500 millones de dólares, destacando su importancia para fortalecer las reservas argentinas. Además, esto garantiza la capacidad de pago de los vencimientos de Argentina ante el FMI en los próximos meses y brinda una mayor capacidad de intervención del Banco Central en el mercado.

Sin embargo, esta medida no resuelve completamente los desafíos financieros que enfrenta el país. En noviembre, Argentina deberá hacer frente a otro vencimiento con el FMI de 794 millones de dólares, seguido de otro de 914 millones en diciembre. Además, en ese mismo mes se llevará a cabo una nueva auditoría del Fondo, de la cual depende la liberación de 3400 millones de dólares.

Con esta estrategia, el Gobierno argentino busca cumplir con sus obligaciones financieras y aliviar la presión sobre las reservas del Banco Central. Sin embargo, la situación económica del país sigue presentando desafíos y se espera que las negociaciones con el FMI continúen en busca de soluciones a largo plazo.

Compartir este artículo