Cómo quitar correctamente el esmalte semipermanente cuidando la salud de tus uñas

Cuando se trata de nail art, a todas nos encanta experimentar con diferentes colores y diseños. Ahora la tendencia que está arrasando es el uso de esmaltes semipermanentes. Estos esmaltes ofrecen un acabado duradero y resistente al descascarado y te permiten lucir una manicura impecable por hasta dos semanas.

El verdadero desafío se presenta a la hora de quitarlos. Si no seguís el procedimiento correcto, podés terminar dañando tus uñas. Por eso, en este artículo te voy a explicar paso a paso cómo quitar esmalte semipermanente de manera segura y sin dañar tus uñas.

como-quitar-esmalte semipermanente

La importancia de quitarlo correctamente

Si intentás arrancar o despegar a la fuerza el esmalte de gel, lo más probable es que termines dañando la capa superficial de tus uñas. Esto puede resultar en un adelgazamiento de las uñas, fragilidad e incluso en infecciones. Por eso, es crucial que sigas los pasos adecuados para garantizar un proceso de retirada suave y seguro.

Reúne los suministros necesarios

  • Acetona.
  • Lima para uñas (grano 180/240).
  • Bolas o almohadillas de algodón.
  • Papel de aluminio o envoltorios especiales para uñas.
  • Palitos naranjas o empujadores de cutículas.
  • Aceite para cutículas.

Guía paso a paso

  1. Prepará tus uñas: limá la capa de esmalte superior con una lima de uñas de grano 180/240. Este paso es crucial ya que ayuda a romper el sello y permite que la acetona penetre con mayor eficacia.
  2. Protegé tu piel: aplicá una fina capa de vaselina alrededor de las uñas, enfocándote en la zona de la cutícula. Esto actuará como barrera y protegerá tu piel de la acetona, que puede ser agresiva.
  3. Empapá las bolas de algodón con acetona y colocá una sobre cada uña. Asegurá las bolas de algodón con papel de aluminio o con un envoltorio específico para uñas.
  4. Dejá actuar la acetona durante unos 15 minutos. Durante este tiempo, la acetona está disolviendo el esmalte de gel.
  5. Después de este tiempo, retirá el papel de aluminio y las bolas de algodón y empujá suavemente el esmalte usando el palito de naranjo o el empujador de cutículas. Tené cuidado de no raspar demasiado fuerte, ya que podrías dañar las uñas.
  6. Lavate las manos con agua y jabón y aplicá un poco de aceite de cutículas. Este último paso es para hidratar y nutrir tus uñas y cutículas después del proceso de retirada del esmalte.

Lo que no debés hacer

  • No peles o arranques a la fuerza el esmalte de gel. Esto dañará tus uñas naturales.
  • No utilices herramientas metálicas para raspar el esmalte. Esto puede causar traumas en tus uñas.
  • No te saltes nunca el paso de limar la capa superior. Este paso garantiza una mejor penetración de la acetona.
  • Evitá utilizar acetona pura, ya que es demasiado agresiva para la piel y las uñas. Siempre optá por productos de acetona diluida o utiliza un removedor de esmalte en gel.

Compartir este artículo