Bobi, el perro más longevo del mundo, fallece a los 31 años

Bobi, el perro más longevo del mundo, falleció a los 31 años en su hogar en Portugal. El Guinness World Records anunció que este animal de pelo castaño se convirtió en el perro más longevo de todos los tiempos el pasado 1 de febrero.

Con 30 años y 266 días, Bobi superó a todos los perros en la historia y obtuvo fama mundial. Esto hizo que muchas personas y medios lo visitaran en Conqueiros, un pequeño pueblo del centro de Portugal donde vivía rodeado de otras mascotas en la casa de su familia.

Bobi perro

La entidad certificadora de récords confirmó su edad al estar registrado desde 1992 en el servicio veterinario del municipio de Leiria y en el sistema nacional de control portugués SIAC. La veterinaria estadounidense Karen Becker, quien lo atendió en el pasado, también anunció su fallecimiento el 21 de octubre.

La dueña de Bobi expresó su tristeza por la pérdida y mencionó que, aunque vivió más que ningún otro perro en la historia, sus 11.478 días en la tierra nunca serán suficientes. Le Terrier Studio, un centro de fotografía portugués en el que Bobi fue modelo, también se despidió de él y agradeció haber tenido el privilegio de conocerlo.

Bobi era un perro de pura raza Rafeiro, cuya esperanza de vida media es de entre 12 y 14 años. Sin embargo, logró vivir el doble de ese tiempo, lo que lo convirtió en un verdadero ejemplo de longevidad canina.

El legado de Bobi quedará en la memoria de todos quienes lo conocieron y en la historia de los amantes de los perros. Su historia nos enseña que el amor y los cuidados adecuados pueden prolongar la vida de nuestras mascotas, brindándoles una existencia plena y feliz.

¡Descansa en paz, Bobi! Tu increíble vida siempre será recordada como un ejemplo de amor y longevidad para todos nosotros.

ETIQUETAS
Compartir este artículo