Aumento de precios en autos 0 KM en noviembre

La falta de dólares en el Banco Central sin dudas fue y sigue siendo uno de los temas del año para el funcionamiento de las empresas automotrices argentinas.

El peor momento se vivió en los meses de julio y agosto, durante los cuales el Gobierno no emitió permisos de importación, lo que generó falta de vehículos importados, incluso los que vienen dentro del marco de comercio del Mercosur desde Brasil, y falta de insumos y autopartes.

Si bien el problema continúa, en la primera semana de septiembre, una propuesta del Ministerio de Economía a los fabricantes destrabó esa situación parcialmente, y las famosas SIRA comenzaron a fluir nuevamente.

La solución se consiguió mediante una propuesta que el Gobierno le hizo a las nueve marcas que fabrican automóviles y pick-ups en el país, como fue que ingresaran al programa de Precios Justos por 60 días, es decir, hasta el 31 de octubre.

Aquella primera semana de septiembre fue movida, pero entre martes y miércoles, todas las terminales firmaron el acuerdo, por el cual debían colocar la producción completa o el lote de importaciones de un modelo específico con un precio que no podría modificarse por 60 días.

Ese plazo terminó la semana pasada, y con la llegada de noviembre y la actualización de las listas de precios, esos modelos recuperaron el valor de mercado, ya que en casi todos los casos, apenas cumplido un mes, habían quedado como la opción más económica de la gama a la que pertenecían, incluso por debajo del precio de modelos con menor equipamiento.

Pero recuperar el valor de mercado implica aumentar el precio mucho más que las otras versiones de ese mismo modelo, que ajustaron entre un 10% y un 15% el valor de octubre a noviembre salvo en algunas excepciones.

Nuevos precios a partir de esta semana

Cuando aún falta conocer la lista de precios de las marcas de Stellantis, que se publicarán este lunes con entrada en vigencia el martes, son seis los fabricantes que ya han actualizado los valores de todos sus modelos, incluyendo el de la versión que tenían en el programa del Gobierno.

Chevrolet es la única marca que no cambió el precio de la gama Montana, a la que pertenecía el modelo LTZ que estaba con el precio congelado. Así, la pick-up compacta de General Motors, que proviene de Brasil, mantiene el precio de 16.867.900 pesos.

Ford, en cambio, actualizó toda la gama Ranger un 14%, y la versión XLS 2.0 4×2 que estaba en Precios Justos pasó de $16.089.000 a $21.559.000, es decir un 34% más.

Nissan, la marca japonesa, había colocado en Precios Justos el modelo Frontier S 4×2 Manual con un precio de $13.790.200. Con el ajuste de precios de toda la gama de pick-ups, el nuevo valor de ese modelo es ahora de $16.548.200, es decir que tiene una corrección del 20%.

Renault, que al igual que Nissan, tenía en Precios Justos su camioneta Alaskan, la versión Emotion 4×2 MT, que tuvo durante 60 días un precio de $16.912.700. Ahora, con la actualización del 10% de toda la línea, esa versión subió a $20.517.900, un aumento del 21,3%.

Toyota había puesto en el programa del Ministerio de Economía un auto importado de Brasil: el Yaris XLS 1.5 CVT de 5 puertas. Su precio congelado fue durante septiembre y octubre de $8.806.955, pero con la nueva lista de precios, pasó a costar $10.445.000, es decir un 18,6% más.

Por último, Volkswagen Argentina había elegido el modelo Polo Track First Edition, producido en Brasil, con un precio de $8.187.550.

Con la nueva lista de precios de noviembre, la gama Polo aumentó un 8,3% en los modelos de acceso, pero solo en aquellos que no tenían su precio en el tope para evitar pagar el impuesto a los autos de lujo. Sin embargo, el Polo Track First Edition se mantiene en el mismo precio.

Finalmente, el auto más vendido de Argentina es el Fiat Cronos, que tenía en Precios Justos su versión Like 1.3 GSE. En agosto, antes que entre en vigencia el programa, se habían vendido 4.159 unidades. El martes se sabrá cuánto aumentará.

Fuente: agencia Noticias Argentinas

ETIQUETAS
Compartir este artículo