Periódico quincenal de la región del Gran Rosario de distribución gratuita

 HORA :

 Voces:

  por Celeste Galiano   celesteargentina2005@yahoo.com.ar  

Mariano Galván


“En la cima se ve la curvatura del mundo”.

El Deportista Cumbre

Búsqueda del gran escalador y rescatista  desaparecido en Pakistán

“Más importante que la cima es el camino, y más importante que el camino son los principios que mueven tus pies” - Mariano Galván, andinista argentino. El 1º de julio las autoridades pakistaníes lo dieron por fallecido en una expedición bajo una avalancha. Sus familiares impulsaron una nueva búsqueda. Al cierre de esta nota no ha sido encontrado.

Montaña, metáfora de la vida

“Me gustan los grandes desafíos, mi profesión lo permite. Ser guía y escalador a la vez me brinda una visión más crítica del riesgo”, compartía Mariano (37). Junto al español Alberto Zerain escalaban sin oxígeno ni sherpas de altura, solos, llevando su propio equipo la montaña Nanga Parbat, “La Montaña del Destino”, en Pakistán. Desde el 24 de junio, tras una avalancha, no se supo más.

 Mariano, guía del Aconcagua, también se ha destacado como paracaidista, kayakista, parapentista, buceador, esquiador, triatlonista, atleta multidisciplinario y rescatista voluntario de alta montaña:

Trabajar, vivir, entrenar son una sola cosa. La preparación técnica y la musculación son importantes, pero lo mental es definitorio”.

“Fue muy duro para mí hallar el cuerpo de Malli Mastan Babu, un hermano de montaña que compartía la pasión de escalar. Te planteás muchas cosas. Me podría pasar eso si fuese obrero de la construcción y se viniese abajo el andamio, o si fuera electricista y sufriese un accidente, o taxista y me embistiera un colectivo”.

“No tengo casa ni auto, trabajo como guía y ahorro dinero para escalar. Llevé la bandera argentina de los Ex Combatientes de Malvinas al Everest, subo Ochomiles –las montañas más altas del mundo-. “La cumbre se comparte aquí, cuando piso el suelo  argentino y me reencuentro con mi familia y amigos”.


Mariano junto a Alberto Zerain, desaparecidos


Subir montañas es perseguir un sueño

“Me he acostumbrado a hablar con gente que no está del todo viva: en la montaña, el cuerpo enfrenta situaciones difíciles. Deshidratado y sin dormir – hay lugares pura pendiente a 7200 metros donde no tenés dónde recostarte - sufrís alucinaciones como en un oasis del desierto. Veía personas alrededor mío dándome consejos, sabía que eran imaginarias y les decía ´¡Ustedes la ven fácil porque el único que pasa frío acá soy yo!´”.

Llevar caramelos

Su sueño: “realizar una travesía de 2700 km en 90 días en la Antártida. El Polo Sur no estaría mal”. Poco tiempo antes, Mariano contaba con su habitual sentido del humor cómo había evitado deshidratarse gracias a llevar caramelos de goma, “una patada de azúcar”. En siete años subió ocho montañas de más de ocho mil metros sin apoyo estatal ni patrocinadores. Quienes quieran contribuir a su rescate pueden hacer su aporte a la cuenta bancaria abierta por su familia, CBU 0110524730052479359429.

A poco de partir a Pakistán, Mariano reflexionaba: “han caído en desuso el compromiso, lo que requiere dedicación y paciencia. Pongo mucho empeño en lo que filmo y fotografío para difundir  el  Ochomilisimo, que no es rápido, competitivo ni exprés. Una vez que enfrento el miedo de estar en ciertos lugares agradezco: soy un privilegiado porque es lo que elegí”.

Prohibida la reproducción total o parcial del artículo sin citar esta fuente. Las fotografías pertenecen la página de FB de Mariano Galván, hoy administrada por su familia.


Prohibida la reproducción total o parcial del artículo sin citar esta fuente.


Mariano cuenta más experiencias:   



Credits: Dynamic Drive DHTML/ CSS Library

webmaster Horacio Bultri